DKMS: La posibilidad de darle vida a un desconocido

La Fundación cumple un año de trabajo en Chile y celebra el haber recabado las muestras de ADN de 16 mil personas, quienes han querido formar parte de una base de datos global para donantes de células madre. Tres personas inscritas en DKMS ya han donado sus células en Chile

Fecha: 1 de marzo 2019

El Dr. Francisco Barriga estaba convencido de que en Chile no se podría hacer un registro nacional de donantes de células madre que pudiese ayudar a quienes padecen patologías relacionadas al cáncer en la sangre; sin embargo, en 2015, DKMS, una organización sin fines de lucro alemana, lo contactó para poner en marcha la ansiada base de datos chilena.

Finalmente, en 2018 lograron comenzar formalmente el reclutamiento de habitantes en Chile que desearan formar parte de esta iniciativa que busca recabar el ADN de millones de personas para conectarlas con pacientes en necesidad de un trasplante de médula ósea, en el país o en cualquier lugar del mundo.

¿Cómo funciona?

Los posibles donantes brindan sus datos y una muestra de ADN a DKMS, la información es procesada para obtener el perfil de histocompatibilidad y pasan a formar parte de la lista que manejan centros de trasplante en todo el mundo buscando una persona compatible para sus pacientes. La Red de Salud UC Christus es el primer centro de recolección de DKMS en Chile, donde los donantes son evaluados y las células madre extraídas de médula ósea o sangre.

Si llega a existir una coincidencia (las probabilidades anuales al formar parte del registro son alrededor de una en mil), DKMS contacta al donante y le pregunta si desea continuar con la donación. De aceptarlo, y tras realizar algunas pruebas de rutina, toman células madres de su sangre y lo envían al paciente que necesita el trasplante. En cualquier parte del mundo.

Una en un millón

DKMS nació por el deseo de Peter Harf de encontrarle un donante de sangre a su esposa que padecía leucemia; sin embargo, la búsqueda no llegó a tiempo. Tras la muerte de Metchild, la motivación de Harf creció hasta crear esta organización que se ha convertido en la segunda base de datos de donantes de células madres globalmente.

Las probabilidades de encontrar compatibilidad para un paciente son escasas, de ahí la necesidad de tener un gran registro mundial; de hecho, en una población étnicamente homogénea, estas probabilidades deberían ser una entre 40 mil y, en el caso de ampliar el espectro, tan sola una en un millón.

Para el Dr. Barriga queda claro que los riesgos de ser donante son mínimos, pues los procedimientos de extracción de células madres (existen dos tipos) son realmente sencillos; en cambio, se gana mucho más: “El costo es nada comparado con el enorme beneficio de salvarle la vida a alguien más”.

Si deseas ser donante o conocer más sobre DKMS, puedes ingresar a https://www.dkms.cl

Noticias Relacionadas

Síguenos también en: