Pediatría

La historia de nuestra División se ha desarrollado en forma conjunta con los grandes avances de la Pediatría mundial y nacional, que han determinado una disminución significativa de la mortalidad infantil y el desarrollo de múltiples subespecialidades que han contribuído al conocimiento y mejoría de nuestros pacientes.

El inicio de nuestro Departamento y posteriomente División se remonta al año 1970, en donde el entonces Decano de la Facultad de Medicina, Dr. Juan Ignacio Monje, decidió crear el Departamento de Pediatría para establecer un centro académico propio. Se nombró jefe al Dr. Augusto Winter Elizalde, quien ocupó su cargo hasta 1980. Sus principales tareas fueron establecer un Servicio de Pediatría con fuerte componente docente y reclutar académicos para acompañarlo en esta labor fundacional.

Desde sus inicio, el Departamento y posterior División de Pediatría, ha sido líder en los avances de la medicina y la atención de pacientes pediátricos desde su nacimiento hasta la adolescencia, contando con Académicos y Unidades que dan el cuidado integral de baja y alta complejidad, incluyendo Neonatología, Consultas de Pediatría Ambulatoria, Servicio de Urgencia, Pediatría Hospitalaria y Cuidados Intensivos Pediátricos, teniendo en la actualidad académicos en todas las subespecialidades de la Pediatría, que permiten resolver la más amplia variedad de enfermedades y condiciones.

Nuestro equipo de Académicos ha realizado importantes contribuciones al desarrollo de la Pediatría en Chile, tanto en la formación de médicos como en la generación de capacidades técnicas que permiten incorporar permanentemente nuevos conocimientos para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que aquejan a nuestros niños, teniendo en la actualidad no sólo el Programa de formación en Pediatría, sino también en la mayoría de sus subespecialidades, contando en el presente con más de 50 Médicos en formación.

Jefe de División: Dr. Álvaro González Morandé.

Misión y Objetivos

La misión fundamental de la División de Pediatría puede resumirse en los siguientes puntos:

  • Desarrollo y búsqueda de conocimientos nuevos, a través de la investigación, el aprendizaje dirigido, la experiencia razonada y la discriminación crítica de la información existente.
  • Excelencia de la docencia de Pregrado y Postgrado en Pediatría, que tiene su mejor fundamento en la excelencia de la práctica asistencial e investigación.
  • Extensión y difusión de aquellos aspectos relevantes de la disciplina pediátrica, que son de interés para diversos sectores, dentro y fuera de la propia Universidad.

Especial consideración en estos objetivos tiene el carácter católico de nuestra Universidad, el que debe inspirar y caracterizar todo el quehacer universitario. Es, también, indispensable considerar la realidad de salud en nuestro país – particularmente la situación de la salud infantil – y las prioridades que el país tiene en este respecto.

La División se fijó las siguientes condiciones básicas, para cumplir con los objetivos fundamentales ya enunciados:

  • Contar con un número suficiente de académicos con vocación docente y de investigación, comprometidos con nuestra Facultad de Medicina y con los valores cristianos de nuestra Universidad.
  • Disponer de áreas clínicas de atención ambulatoria e intrahospitalaria, que permitan a la División contar con el número y diversidad de pacientes, adecuado para la realización de nuestro compromiso con la comunidad y con nuestros objetivos docentes y de investigación clínica.
  • Contar con una infraestructura de planta física apropiada para la actividad académica y de investigación, y con los correspondientes servicios o facilidades de apoyo administrativo y clínico.

Para nuestra División, algunas de sus fortalezas fundamentales son las siguientes: Poseer un grupo buen constituido de académicos, formados en Pediatría general y en sus especialidades derivadas y con experiencia y capacidad para realizar investigación con un nivel de excelencia.

El desarrollo de variadas líneas de investigación -algunas de ellas con notable continuidad- al interior de los grupos.

El apoyo de fundaciones e instituciones, tanto del país como del extranjero, que han contribuido en forma importante al desarrollo de la División, un producto importante de esa colaboración es el Centro de Información Toxicológica (CITUC).

Para la División y la Escuela de Medicina, en general, una valiosa fortaleza es tener un equipo de alumnos, tanto de pregrado como de postgrado, que representan lo mejor de nuestra juventud estudiosa, tanto por sus cualidades personales como académicas.

Manuales

Atlas

Autoinstructivos

Síguenos también en:

Pontificia Universidad Católica de Chile 2019

Optimizado para: Internet Explorer 11, Microsoft Edge 44, Firefox 62, Chrome 68, Safari 11 o superiores.