Profesionales UC apoyan la salud mental de los mineros, las familias y los rescatistas

Profesionales UC apoyan la salud mental de los mineros, las familias y los rescatistas

Fecha: 4 de julio 2011

El Dr. Rodrigo Figueroa y el psicólogo Humberto Marín, de la Unidad de Trauma, Estrés y Desastres UC, están asesorando a los gobiernos central y regional en el manejo de esta emergencia sin precedentes en el país y en el mundo.

El psiquiatra Rodrigo Figueroa y el psicólogo Humberto Marín, ambos de la Unidad de Trauma Estrés y Desastres del Departamento de Psiquiatría UC, durante sus labores en el Campamento Esperanza.

 

Una experiencia inédita

Lo que más le ha llamado la atención al psiquiatra Rodrigo Figueroa de esta emergencia inédita en Chile y en el mundo es “la calidad y el compromiso con que ha estado trabajando toda la gente involucrada”. El doctor señala que ésta ha sido una emergencia muy bien manejada, lo cual se debe, según su opinión, “al positivo liderazgo que han mostrado las distintas autoridades”.

No estarán con nosotros para Fiestas Patrias pero sí para Navidad. Con esta frase, los 33 mineros atrapados en la mina San José fueron dimensionando el lapso que resta para su rescate. “Se les dio una ventana de tiempo para que se hicieran una idea de lo que involucra este proceso”, explica el Dr. Rodrigo Figueroa, jefe de la Unidad de Trauma, Estrés y Desastres del Departamento de Psiquiatría UC.

El Dr. Figueroa y el psicólogo Humberto Marín, ambos de dicha unidad, fueron convocados por el Ministerio del Interior para ofrecer asesoría en el manejo psicológico de esta emergencia. Llegaron a la mina San José y al Campamento Esperanza el lunes 9, cuatro días después de ocurrida la tragedia, cuando nada se sabía de los 33 mineros sepultados.

Sus primeras tareas fueron capacitar al personal de salud del Gobierno Regional de Atacama, asesorar a las autoridades del Gobierno Central en su manejo comunicacional (un tema sensible para la salud mental de los afectados) y apoyar la implementación de un Centro de Orientación y Apoyo a las Familias (COAF): tres containers con espacios de contención psicosocial para los familiares de los mineros con presencia permanente de dos asistentes sociales y tres psicólogos.

Dos semanas después, con el feliz hallazgo de los 33, las tareas de estos profesionales se centran en el apoyo a la salud mental de los propios mineros, hoy amenazada por un largo confinamiento, labor que están realizando junto a psicólogos de la ACHS.

“Entre los aspectos del confinamiento que amenazan la salud mental es la falta de espacio y privacidad. El hacinamiento puede llegar a ser muy angustiante”, explica Rodrigo Figueroa. Una de las formas de combatirlo, agrega, “es enviarles libros y juegos individuales, que les permiten meterse en su mundo interior”. También se considera el envío de actividades recreativas grupales.
“La idea es que los mineros tengan la alternativa -cuando lo deseen- de poder aislarse o conectarse con otros, de forma similar a como lo hace la gente cuando se encuentra en lugares sin hacinamiento”. En el mismo sentido, se les va a procurar textos y objetos religiosos de carácter ecuménico, para que puedan vivir su espiritualidad y sus prácticas religiosas sin la limitación de la falta de objetos de culto.

Los ciclos circadianos

Otra amenaza del confinamiento sin luz natural es la pérdida de los ciclos circadianos (sueño y vigilia). Para combatirla, “se les enviará luz de espectro ultra brillante matinal que simula muy bien las condiciones de la luz solar y, además, se les suministrará melatonina para la noche”, señala el psiquiatra, ya que la falta de luz natural afecta la producción natural de esta sustancia, lo que altera el ritmo circadiano y puede generar trastornos del ánimo. “Hay que recordar que el ciclo de sueño-vigila del ser humano dura 25 horas en lugares de privación de luz, por lo que se va retrasando una hora cada día en las personas que se encuentran en espacios en oscuridad total o casi total”. “El uso de luz ultra-brillante en una dosis de 10.000 lux por 4 horas durante la mañana permite adelantar el ciclo, evitando el retraso de fase. La melatonina vespertina contribuye a esta misma causa adelantando el ciclo como lo hace la luz matinal”, explica el Dr. Figueroa. “La privación de luz solar se asocia a aparición de trastornos anímicos, que pueden ser revertidos o prevenidos con luz de espectro solar”.

Una causa importante de malestar es la privación de nicotina en los fumadores. Entre los síntomas de privación, la irritabilidad puede comprometer las dinámicas de grupo. Para evitarla, se ha decidido proveer chicles de nicotina a los mineros. El uso de parches de nicotina es complejo, ya que las condiciones de humedad ambiental podrían obstaculizar su adherencia a la piel y favorecer la aparición de dermatitis.

La conexión con el mundo

Es muy importante que los mineros, a 700 metros bajo tierra, comiencen a tener una rutina que respete los horarios del día y de noche, agrega el Dr. Figueroa. “La idea es que se establezcan rutinas que consideren espacios de oscuridad para mantener el sueño. Y desde ya se les está asesorando en el establecimiento de una rutina diaria”. Esto se hará, explica, armando un horario de envíos tanto hacia y desde la mina. “Que ellos sepan que a una determinada hora se les envían ciertas cosas y que ellos deben enviar otras en ciertos horarios, facilita el establecimiento de rutinas. Además, habrá encargados de diferentes tareas, como distribución de elementos, labores de enfermería básica, supervición de las palomas, etc. Ellos son muy proactivos y se han organizado en forma espontánea de una forma muy positiva. Nuestro objetivo es favorecer su auto-eficacia. También se les va a armar horarios organizados de comunicación con sus familiares”.

La conexión con el mundo exterior es otro aspecto que puede alterar la salud mental. “El no tener un adecuado conocimiento de lo que está ocurriendo en el mundo exterior puede provocar mucha angustia. Por eso, debe haber un flujo de información transparente, honesto y coherente”.

El manejo comunicacional es clave en la protección de la salud mental. De ahí que, desde la etapa anterior (cuando los mineros aún no aparecían), los profesionales de la Unidad de Trauma, Estrés y Desastres hayan recomendado una comunicación diaria, rutinaria, centralizada y siempre entregada a los familiares antes que a la prensa, en forma privada. “Esto previene la emergencia de rumores y mantiene una coherencia de información que limita la incertidumbre y la angustia”.

 

subir

Pontificia Universidad Católica de Chile 2017
Avda. Libertador Bernando O'higgins 340, Santiago, Chile.

¿Cómo llegar?
Mesa central (56) (2) 2354 2000
Politicas de privacidad
Optimizado para: Explorer 10.0, Firefox 52.0, Chrome 58.0, Safari 8.0 o superiores.