d_gine
Inicio Divisiones División Gineco-Obstetricia Noticias Investigadores concluyen que no es necesario modificar la forma en que los diferentes médicos practican la operación cesárea
Investigadores concluyen que no es necesario modificar la forma en que los diferentes médicos practican la operación cesárea Imprimir E-mail

Ello, luego que realizaran el estudio internacional CORONIS de técnicas quirúrgicas de cesárea, en el que participaron 15.935 mujeres que debían someterse a una cesárea, entre mayo de 2007 y diciembre de 2010. La investigación se realizó en 19 hospitales pertenecientes a Argentina, Chile, Ghana, Kenya, India, Pakistan y Sudán. En nuestro país, el estudio se realizó en el Hospital Clínico de la PUC y en el Hospital Sótero del Río, y fue coordinado por el Dr. Enrique Oyarzún, de la División de Obstetricia y Ginecología PUC.

dr.-oyarzun-1“Los hallazgos del estudio CORONIS implican que no es necesario actualmente modificar la forma en que los diferentes médicos practican la operación cesárea”, afirmó el Dr. Oyarzún.

Anualmente más de 18 millones de mujeres se someten a operación cesárea en el mundo, intervención en la que los médicos y especialistas utilizan diferentes técnicas quirúrgicas, muchas de las cuales no habían sido cuidadosamente comparadas, unas con otras, en ensayos clínicos, a pesar de ser una de las operaciones más comunes que se realizan a diario en los cinco continentes.

Con el fin de saber qué técnicas dan los mejores resultados para las mujeres y los bebés, se realizó el Estudio CORONIS de técnicas quirúrgicas de cesárea, concluyendo que en la actualidad no se necesita cambiar la forma en que se hacen estas operaciones.

CORONIS fue financiado por el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud, estudio que en Chile estuvo a cargo del Dr. Enrique Oyarzún, Profesor Titular de la División de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

 “Los resultados mostraron que no hubo diferencias entre las diferentes técnicas en relación al riesgo de  muerte o de infecciones graves post operatorias.  Sin embargo, en el uso de un tipo de sutura (catgut crómico) en lugar de otro (vicryl) se encontró que reducía el número de transfusiones de sangre necesarias, si bien el número de mujeres que requirió una transfusión de sangre fue pequeño”, precisó el Dr. Enrique Oyarzún.

A partir de estos resultados, dijo, se están desarrollando  nuevas investigaciones para ver cómo las técnicas utilizadas durante la cesárea afectan a las mujeres en el largo plazo, sobre todo cuando tienen otro hijo.

En el análisis, que evaluó la recuperación que tuvieron las pacientes tras el parto, participaron 15.935 mujeres que debían someterse a una cesárea, entre mayo de 2007 y diciembre de 2010. Se llevó a cabo en 19 hospitales de Argentina, Chile, Ghana, Kenya, India, Pakistan y Sudán, con la colaboración de la Unidad Nacional de Epidemiología Perinatal de Ensayos Clínicos de Oxford. 

Exploración

La prueba CORONIS fue diseñada para explorar cinco técnicas importantes que se utilizan durante una cesárea. De acuerdo a lo comentado por el Dr. Oyarzún,  fue un ensayo aleatorio, con un diseño complejo, dado que no ha sido utilizado de manera frecuente en investigación médica, pero permite comparar varias técnicas diferentes  en  un análisis.

Los aspectos de la operación que se investigaron fueron:

1.     Dos formas diferentes de entrar en el abdomen al inicio de la operación cesárea.

2.     Dos maneras diferentes de acercarse al útero para poner puntos de sutura, después  que el bebé ha nacido (con el útero en la cavidad abdominal o fuera de la cavidad abdominal).

3.     Dos métodos diferentes de cerrar el útero con puntos de sutura después que el bebé ha nacido.

4.     Dos tipos diferentes de material de sutura para cerrar el útero (catguy y vicryl).

5.     Dos maneras de dejar la capa que cubre el útero,  la vejiga y  la pared abdominal (conocida como peritoneo) después de que el útero se ha cerrado.

“Los hallazgos del estudio CORONIS implican que no es necesario actualmente modificar la forma en que los diferentes médicos practican la operación cesárea”, afirmó el Dr. Oyarzún.

Seguimiento

Actualmente, el grupo de investigadores y docentes está haciendo seguimiento a todas las mujeres que participaron en el Estudio CORONIS para saber cómo ha sido su evolución. El contacto se realiza al cumplir al menos tres años después de su operación cesárea.

“En un número pequeño de embarazos y nacimientos, después de una operación cesárea, hay problemas con la cicatriz en el útero.  Una preocupación al respecto es  la diferencia que puede haber en la resistencia de la cicatriz, dependiendo -por ejemplo- si se utilizan una o dos capas de sutura para la reparación del útero”, explica el Dr. Enrique Oyarzún.

El hecho de  conocer los resultados de largo plazo, agrega, ayudará a los médicos a tomar las mejores decisiones sobre los métodos quirúrgicos de los que harán uso.

Este estudio de seguimiento -financiado por el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido- producirá resultados en 2016.

subir

 

icono-flkr-uc-1icono-youtube-uc-1icono-twitter-uc-1-2icono-facebook-uc-1

2015 - Pontificia Universidad Católica de Chile - Avda. Libertador Bernardo OHiggins 340 - Santiago - Chile - ¿Cómo llegar? - Mesa central (56) (2) 2354 2000
Este es el sitio oficial para validación y tramitación de cualquier tipo de documentos de la Pontificia Universidad Católica de Chile.
Políticas de privacidad Mapa del sitio
Optimizado para: Explorer 8.0, Firefox 3.6.17, Chrome 10, Safari 4.1, Opera 11.10 ó superiores