d_gine
Inicio Divisiones División Gineco-Obstetricia Noticias Estudio de académicos UC desestima beneficios del Omega 3 durante el embarazo
Estudio de académicos UC desestima beneficios del Omega 3 durante el embarazo Imprimir E-mail

Según un estudio de especialistas de la División de Obstetricia y Ginecología UC, aún no existe evidencia suficiente para sustentar la recomendación universal de suplementos nutricionales con DHA durante la gestación como medida preventiva perinatal.

carvajal fariasLos doctores Jorge Carvajal y Marcelo Farías.

No es raro oír hablar acerca de los beneficios que tiene el consumo del DHA (ácido docosahexaenoico), un ácido graso del tipo Omega 3 para la salud de las personas, y en especial para la madre embarazada a quien -por lo general- se recomienda entregarle una suplementación prenatal de DHA, que -de paso- favorecerá también el desarrollo y función del sistema nervioso y del órgano visual del feto y del recién nacido. Sin embargo, las conclusiones que se desprenden de una investigación realizada por los doctores Jorge Carvajal, especialista en Medicina Materno Fetal y el Doctor en Ciencias Médicas de la UC, Marcelo Farías, ambos de la División de Obstetricia y Ginecología UC, echan por tierra tales argumentos.

“En resumen, no existe evidencia convincente para demostrar que la suplementación antenatal con DHA mejora el pronóstico neurológico o visual de los niños, y por lo tanto, recomendar la suplementación materna con DHA no es responsable, pues no se han demostrado los beneficios y no se han descartado potenciales efectos adversos”, precisa el Doctor Carvajal, quien además es Profesor Asociado de la Escuela de Medicina UC.

El ácido docosahexaenoico (DHA) es un ácido graso esencial de la familia de ácidos grasos poli-insaturados de cadena larga o ácidos grasos omega-3. A esta familia también pertenece el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido alfa-linoleico. Estos ácidos grasos son considerados esenciales debido a que nuestro organismo es incapaz de sintetizarlos; por esto, los ácidos grasos poli-insaturados deben ser adquiridos a través de la dieta; siendo sus principales fuentes algunos peces y productos vegetales como nueces, semillas de linaza, soya y canola.

Estudios clínicos

El doctor Jorge Carvajal añade que “la evidencia actualmente disponible, de estudios de buen diseño (investigación clínica, controlada, aleatorizada) no demuestra el beneficio de la suplementación con DHA en ninguno de los resultados medidos como incidencia de pre-eclampsia, aparición de restricción de crecimiento intrauterino, frecuencia de parto prematuro, prevalencia de depresión post parto y mejoría del desarrollo neurológico infantil”.

Precisa que si bien existen estudios previos, efectuados en animales y de tipo observacional retrospectivo que sugieren el beneficio de la suplementación prenatal con DHA para mejorar los resultados mencionados. “En medicina, para decidir que una nueva terapia debe ser implementada, se requiere de estudios clínicos, prospectivos, randomizados, doble ciego, que demuestren que un tratamiento es beneficioso y libre de efectos adversos”.

A su juicio, “existe mucha presión de la industria farmacéutica para indicar la suplementación prenatal con DHA, sobre la base de los estudios de mala calidad. Sin embargo, en ausencia de evidencia de buena calidad, la indicación de tal suplementación no es responsable”, subraya.

La recolección de datos –que comenzó en diciembre de 2010- corresponde a 15 estudios internacionales que aglomeran en total a 6.349 pacientes. En este trabajo, que será publicado en la Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología, se consideró el análisis de investigaciones clínicas controladas y aleatorizadas (ICCA), que compararan la suplementación de DHA con placebo en embarazadas. Sólo se incluyó estudios realizados en pacientes con embarazos únicos de bajo riesgo, sin patologías del embarazo y con una adecuada caracterización de la población estudiada.

Conclusiones

En conclusión, agrega el doctor Carvajal, “las diferencias de efectividad entre los distintos estudios hacen necesaria una estricta validación poblacional local. Un análisis que considere las diferencias étnicas, entre otros posibles factores contundentes, es fundamental para la decisión de aceptación o desestimación definitiva de intervenciones que probablemente dependen de las características nutricionales y antropométricas de los individuos estudiados”.

Agrega que, en principio, es posible sostener que los estudios disponibles apoyan la necesidad de evaluar de manera dirigida el potencial efecto benéfico de la suplementación prenatal con DHA sobre la duración de la gestación, el peso al nacer y el desarrollo cognitivo neonatal e infantil, además de los eventuales beneficios de este ácido graso para la disminución de síntomas depresivos maternos. Sin embargo tales evaluaciones deberán considerar el estado basal de ácidos grasos disponibles en la mujer embarazada y las dosis seguras y eficaces para cada población”.

No obstante, hace hincapié que en virtud de la información actual, “creemos que aún no existe evidencia suficiente para sustentar la recomendación universal de suplementos nutricionales con DHA durante la gestación como medida preventiva perinatal”. Sin embargo, ambos especialistas recomiendan la realización de nuevos estudios clínicos controlados aleatorizados que permitan resolver la potencial utilidad del DHA en grupos de riesgo definidos.

 

icono-flkr-uc-1icono-youtube-uc-1icono-twitter-uc-1-2icono-facebook-uc-1

2015 - Pontificia Universidad Católica de Chile - Avda. Libertador Bernardo OHiggins 340 - Santiago - Chile - ¿Cómo llegar? - Mesa central (56) (2) 2354 2000
Este es el sitio oficial para validación y tramitación de cualquier tipo de documentos de la Pontificia Universidad Católica de Chile.
Políticas de privacidad Mapa del sitio
Optimizado para: Explorer 8.0, Firefox 3.6.17, Chrome 10, Safari 4.1, Opera 11.10 ó superiores