5 preguntas para entender la vitamina D

Los niños en crecimiento y los adultos mayores son la población que puede verse más afectada por los bajos niveles de esta vitamina. 

Cada vez es más conocido que la deficiencia de vitamina D es un factor común en la población; sin embargo, a juicio del Dr. Gilberto González, académico del Departamento de Endocrinología UC, se puede caer en un sobrediagnóstico al examinar este factor en casos en donde todavía no se comprueba una relación causal. 

1. ¿Qué causa la deficiencia de vitamina D?

Normalmente, existen dos formas de obtener esta vitamina: el contenido natural en la dieta o la producción en la piel estimulada por la luz del sol. En Chile, el aporte de los alimentos puede ser muy bajo, explica el Dr. González, quien señala que solo representaría un 20% de la necesidad de vitamina D. Por esta razón, la exposición controlada al sol es clave para estimular la producción de vitamina D en la piel. 

Sin embargo, esto se ve afectado por varias razones: edad, peso y los hábitos adquiridos. “En la medida que envejecemos la piel disminuye la eficiencia de la síntesis cutánea de vitamina D, además, la población por cambios de hábito y temor al cáncer de piel se expone menos al sol; por otro lado, cuando una persona tiene sobrepeso u obesidad su vitamina D producida en la piel, o incluso en la dieta, la secuestra el tejido graso y no puede entrar en circulación”. 

2. ¿Cómo aumentar los niveles de vitamina D?

La primera recomendación es la exposición controlada al sol tres veces por semana: 15 minutos, sin protector solar, en un tercio de la piel antes de las 11:00 de la mañana y después de las 4:00 de la tarde. También a través de la dieta con alimentos lácteos, huevos, pescados grasos (salmón, bacalao) y champiñones, tofu, etc. 

3. ¿Qué provoca la deficiencia de vitamina D?

Una deficiencia de vitamina D va a repercutir en el crecimiento y en la forma de los huesos favoreciendo fracturas, y en el adulto mayor ocurrencia de caídas y fracturas osteoporóticas.  

4. ¿Quiénes deben medir sus niveles de vitamina D?

Personas con enfermedades óseas o musculares como osteoporosis y fracturas osteoporóticas. También quienes están predispuestos a tener este tipo de padecimientos: pacientes con diarrea crónica o mala absorción intestinal, quienes usan medicamentos que interfieran con el metabolismo de vitamina D (como usuarios de anticonvulsivantes o glucocorticoides), quienes sufren de daño hepático o renal o quienes hayan sido sometidos a cirugía bariátrica. 

El Dr. González no aconseja medir los niveles de vitamina D en casos como cáncer, depresión, enfermedades cardiovasculares y autoinmunes, en donde todavía se estudia la correlación con estas enfermedades. “Hay un sobrediagnóstico injustificado y esto aumenta los costos en salud y puede favorecer el exceso de su suplemento”. 

5. ¿Qué sucede en la población chilena y los niveles de vitamina D?

Uno de los aspectos que se estudia actualmente es la distribución de los rayos solares por la forma geográfica de Chile. El Dr. González adelanta que de Concepción al sur en otoño e invierno podría no ser suficiente la radiación solar, en Aysén y Magallanes solo es suficiente en la época de verano; por lo que se comienza a estudiar otras formas de obtener vitamina D y la pertinencia de fortificar la dieta con esta vitamina.

Noticias Relacionadas

Pontificia Universidad Católica de Chile 2017
Avda. Libertador Bernando O'higgins 340, Santiago, Chile.

¿Cómo llegar?
Mesa central (56) (2) 2354 2000
Politicas de privacidad
Optimizado para: Explorer 10.0, Firefox 52.0, Chrome 58.0, Safari 8.0 o superiores.